José Ramón Alonso Peña


JRALONSODoctor por la Universidad de Salamanca. Catedrático de Biología Celular y Director del Laboratorio de Plasticidad neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León. Ha sido investigador posdoctoral y profesor visitante en la Universidad de Frankfurt (Alemania), la Universidad de Kiel (Alemania), la Universidad de California-Davis (USA) y el Salk Institute for Biological Studies (San Diego, USA). Conferenciante invitado en universidades de España, Alemania, Suecia, Dinamarca, Colombia, Turquía y Estados Unidos. Director de de 15 Tesis Doctorales, 11 de ellas Premio Extraordinario de Doctorado.

Ha publicado 15 libros, 28 capítulos de libro y más de 145 artículos científicos en las principales revistas internacionales de su especialidad. Escribe frecuentemente sobre divulgación científica y el mundo universitario en prensa española (El País, ABC, El Mundo, Expansión,…). Miembro de comités editoriales y evaluador de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva, los gobiernos de Italia y Argentina y las principales revistas internacionales de Neurobiología. Ha sido consultor internacional en Latinoamericana y Oriente Próximo, y miembro-investigador de los paneles de expertos en ciencia-tecnología y empresa auspiciados por el Ministerio de Economía y Hacienda.

Doctor honoris causa por la Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca (Sucre, Bolivia). Doctor honoris causa por la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla (Colombia). Doctor honoris causa por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima (Perú). Ha ocupado multitud de puestos, algunos como los siguientes: Rector de la Universidad de Salamanca, presidente de la Comisión Académica Sectorial de las Universidades Españolas (CASUE) o presidente de la Fundación de Investigación sobre el Cáncer.

Su investigación se ha centrado en la plasticidad neuronal, en la capacidad del cerebro para responder de forma flexible ante daños producidos por trastornos del desarrollo como el autismo, lesiones, drogas o enfermedades neurodegenerativas, y en las posibilidades de recuperar el cerebro dañado utilizando trasplantes y células madre.